Página Robots Argentina
[PRINCIPAL] [NOSOTROS] [ACTIVIDAD] [NOTICIAS] [ARTICULOS] [GALERIA] [CONTACTO]

07/May/06

Músculos artificiales alimentados por alcohol

Lo normal es que los únicos músculos alimentados por alcohol sean los que se ven en las peleas de taberna, pero ahora un científico está añadiendo alcohol a unos músculos artificiales que darán movimiento a los robots y otras máquinas.

(ScienCentral News) - Científicos de la universidad de Texas en Dallas han desarrollado "músculos artificiales", el mejor intento hasta ahora de la ciencia por imitar los músculos naturales. Pero no están formados de los actuadores hidráulicos o motores con engranajes que accionan la mayor parte de las grandes y potentes máquinas de hoy, estos músculos están formados con un metal elástico llamado "alambre con memoria de la forma".

"Estos músculos artificiales pueden hacer más de cien veces más esfuerzo por ciclo que un músculo natural", dice el investigador principal Ray Baughman, "Ellos son cientos de veces más fuertes que un músculo verdadero".

La mayoría de los músculos robóticos se accionan con una corriente eléctrica. Como se ha visto recientemente, los científicos están trabajando en muchas versiones diferentes de músculos artificiales. Pero como ha informado Baughman a la prensa, sus músculos artificiales se accionan con energía química, igual que los músculos humanos.

En un experimento, Baughman utilizó alcohol para alimentar el movimiento de esos músculos artificiales. Su equipo cubrió el alambre con memoria de forma con un catalizador. Cuando se agregó el alcohol, reaccionó con el oxígeno del aire, quemándose y desprendiendo calor. El catalizador que hay en la superficie del alambre hace que la combustión del alcohol se produzca a un ritmo más veloz. Ese combustible encendido hace que el músculo artificial se caliente. "Y cuando el alambre con memoria de la forma se calienta se contrae. Uno piensa que lo normal es que que un material que se calienta se expanda, pero estos materiales con memoria de la forma se contraen", dice Baughman.

Según Baughman, se contraen mucho, "esta contracción es igual a la contracción de los músculos del brazo en nuestro cuerpo". Los músculos se expanden cuando se apaga el alcohol.

Baughman dice que esperan alimentar algún día estos músculos con combustibles que son positivos para el medioambiente, como el bio-diesel o el bio-alcohol.

Baughman, que trabaja con financiamiento militar, dice que estos músculos artificiales podrían servir para muchos usos. "Se necesitan músculos artificiales para una variedad de usos extremadamente importantes para nuestra sociedad, por ejemplo como prótesis para los discapacitados", dice. Y agrega que podrían accionar muchas cosas, desde corazones artificiales, a supermúsculos para astronautas o soldados, e incluso hasta androides robóticos autosuficientes.

"La faceta más graciosa", él dice, "es que quizás en un futuro distante un robot humanoide que esté sentando a tu lado en una barra podría estar bebiendo el alcohol para prepararse para el trabajo del día siguiente".

La investigación de Baughman fue publicada en la edición del 17 de marzo de 2006 de Science y es financiada por Defense Advanced Research Projects Agency y la fundación Robert A. Welsh.

Aportado por Eduardo J. Carletti

            

Desarrolladores de Robots: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://robots-argentina.com.ar