Un robot del MIT monitorea los bíceps para aprender a manipular cosas

Aprender a moverse: los investigadores del MIT han creado un robot que monitorea de cerca nuestros bíceps mientras levantamos y movemos las cosas. Pero no se limita a admirar nuestros músculos, la idea consiste en desarrollar un sistema capaz de colaborar con las personas de forma más efectiva.

Aprender a controlar sus músculos: el robot, bautizado como RoboRaise, monitorea los músculos de una persona a través de unos sensores electromiográficos a los que está conectada. El aprendizaje automático compara las señales captadas por esos sensores con una representación del movimiento del brazo que hace la persona. Con esta información, el robot aprende repetir esa acción.

Aprender a trabajar en equipo: la mayoría de los robots de trabajo son tan torpes y peligrosos que es necesario ponerlos a trabajar aislados de los humanos, pero existe un creciente interés en que los robots colaboren con los trabajadores humanos. Este concepto, conocido como cobot, utiliza los avances en sensores y en algoritmos informáticos para volverlos más seguros y más inteligentes.

A observar cuidadosamente: el enfoque de RoboRaise resulta fascinante, y muestra cómo, en teoría, los robots podrían captar señales mucho más sutiles sobre el comportamiento de una persona. Esto podría crear máquinas que se coordinen mejor con nuestras acciones e intenciones.


Las personas saben instintivamente cómo trabajar juntas cuando llega el momento de levantar algo para lo que son necesarias dos personas. Las personas coordinan sus movimientos y trabajan para asegurarse de que cada lado de lo que se está llevando se mantenga a la misma altura. Si bien las tareas de este tipo son naturales para un humano, para los robots no es nada natural.
 
Los robots tienen que estar entrenados para trabajar bien con un humano y, por lo general, eso significa enseñar comandos de voz al robot de manera similar a cómo funciona un asistente de voz como Siri. Los investigadores del MIT han desarrollado un robot que puede colaborar con humanos sin necesidad de usar comandos hablados. El sistema robótico puede coordinar movimientos al monitorear sus movimientos musculares.

El sistema del MIT se llama RoboRaise, y requiere que los sensores se apliquen a los bíceps y tríceps del usuario para controlar su actividad muscular. Cuando los algoritmos detectan cambios en el nivel del brazo de la persona junto con gestos discretos con las manos hacia arriba y hacia abajo, el usuario puede hacer movimientos más finos.




El equipo pudo usar su sistema para tareas relacionadas con recoger cosas y ensamblar componentes simulados de aviones. El equipo dice que cuando el usuario y el robot trabajaron en estas tareas, aquel pudo controlar el robot a unos centímetros de la altura deseada. El sistema fue más preciso cuando se utilizaron gestos, respondiendo correctamente a aproximadamente el 70% de todos ellos.

Uno de los estudiantes del proyecto dice que puede imaginar a personas usando RoboRaise para fabricar, construir y ayudar en la casa. La nueva tecnología se basa en la tecnología anterior desarrollada en MIT, que permite a los usuarios corregir errores del robot con ondas cerebrales y gestos con las manos.

El equipo quiere desarrollar un sistema de asistencia robótica en el que el robot se adapte a lo humano, no al revés. El usuario puede comenzar a usar el robot rápidamente con una calibración mínima después de que los sensores están en su lugar.

Relacionados:
Guante lleno de sensores aprende las señales del tacto humano
Logran que los robots rastreen objetos en movimiento con una precisión sin precedentes
Piernas robóticas que se basan en la evolución animal para aprender a caminar
Creando robots que pueden ir a donde nosotros vamos
Una prótesis que restaura la sensación de dónde está tu mano



Deja un comentario